Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor navegación. Si continúas, consideramos que aceptas su uso. Para más información consulta nuestra Política de Privacidad.

ON-LINE     I     Parte Privada     I     Tel. +34 902 104 350     I     phuc@phuc.es

Siempre a la vanguardia

en Sistemas de Control    y Medición de Tiempos

¿QUIERES SER DISTRIBUIDOR?
Acepto las condiciones
NEWSLETTER
Acepto las condiciones

PHUKIPEDIA

Este apartado está dedicado a explicar y aclarar los conceptos referentes a los productos que ofrece la empresa. Queremos compartir nuestro Know-How con usted.

Control de presencia  |  Control de accesos  |  Control de producción  |  Huella dactilar  |  Huella digital  |  Crestas papilares
Impresión dactilar  |  Puntos característicos  |  Información sobre el cambio de horario

Control de Presencia:

Volver al inicio

El control de presencia está basado, en poder llevar un control de la presencia y del absentismo de los empleados. Con el control de presencia se intenta poder controlar, no sólo el tiempo trabajado, sino también las incidencias realizadas, las permitidas en horario laboral, las no permitidas y las disponibles a disfrutar por el trabajador. Para poder obtener el cómputo de horas trabajadas, es necesario definir el calendario laboral asociado a la definición de horarios a realizar. Los horarios son los que realmente llevan todos los parámetros necesarios para determinar si el tiempo presencial hay que contabilizarlo y contra qué tipo de hora (hora extra, hora festiva, hora normal, etc.) debe aplicarse. También requiere planificar las vacaciones de los empleados ya sea en el calendario laboral o como una agenda del personal. Para la obtención de los marcajes del personal es imprescindible de un terminal de control de presencia con el que los empleados puedan identificarse e imputar las de entrada y salida. El terminal de presencia, no sólo da información horaria, sino que también da información de ubicación. Con el terminal de presencia o de accesos podrá saber en tiempo real la ubicación de cada uno de los empleados. Ahora, bien, para esto es necesario que los empleados fichen con rigor las entradas y salidas en las controladoras adecuadamente.

Hay varias soluciones disponibles para el control de la presencia. Las más utilizadas son:

La solución a utilizar dependerá de las necesidades, requerimientos y particularidades de cada cliente. No existe una solución única.

Control de Accesos:

Volver al inicio

El control de accesos está basado en limitar los movimientos del personal de la empresa o externo por las instalaciones de la propia empresa. Cada vez más, las empresas quieren controlar y limitar los accesos a los diferentes recintos de la empresa. Normalmente, el control de accesos va ligado al control de presencia, pero también pueden ser independientes. El control de accesos va más enfocado a poder limitar el acceso a las diferentes áreas de la empresa. Se puede limitar por categoría laboral, departamentos, individualizada por empleado y según franjas horarias y fechas específicas. Un requisito imprescindible para poner un control de acceso es el de poner un obstáculo al acceso de paso. Los obstáculos más empleados son:

De la misma manera que hay diversas soluciones posibles para la presencia, en el control de accesos, sucede exactamente lo mismo. Las soluciones más utilizadas son:

Aunque la huella dactilar pueda parecer el mejor sistema en cuanto a seguridad, en muchos casos se prefiere utilizar la tarjeta de proximidad por agilidad y comodidad.

Control de Producción:

Volver al inicio

El control de producción que nosotros tocamos es básicamente un control de los costes de mano de obra productivos/improductivos. En este caso, suele ir ligado al control de presencia, aunque no es estrictamente necesario. En muchos casos, lo que se quiere es desvincular precisamente la presencia con la producción. Para poder obtener el cómputo de tiempo destinado a cada una de las fases o órdenes de trabajo, es necesario haber definido previamente un calendario laboral, asociado a un horario de trabajo. Para poder capturar los marcajes de producción se requiere una controladora donde el empleado pueda identificarse y asociar el marcaje a una orden de fabricación.

Las soluciones más empleadas en el control de producción son:

Huella Dactilar:

Volver al inicio

Una huella dactilar o huella digital, es la impresión visible o moldeada que produce el contacto de las crestas papilares. Depende de las condiciones en que se haga el dactilograma (impregnando o no de substancias de color distinto al soporte en que asiente), y de las características del soporte (materias plásticas o blandas, en debidas condiciones), Sin embargo, es una característica individual que se utiliza como medio de identificación de las personas. La ciencia que estudia las huellas dactilares se llama dactiloscopia y dentro de ella existen dos grandes ramas con su propia clasificación de huellas. En Sudamérica y parte de Europa se sigue la clasificación de Vucetich, mientras que en EE.UU y Gran Bretaña, la de Henry. El sistema de identificación dactilar en España fue creado por el Dr. Federico Olóriz Aguilera.

Los dibujos que aparecen visibles en la epidermis, está demostrado científicamente y comprobado por la experiencia, que son perennes, inmutables y diversiformes:

Crestas papilares:

Volver al inicio

Las crestas papilares son unas glándulas de secreción de sudor situadas en la dermis, llamadas sudoríparas. Constan de un tubo situado en el tejido celular subcutáneo, formado por un glomérulo glandular con un canal rectilíneo, que atraviesa la dermis, para venir a terminar en la capa córnea de la epidermis, concretamente en el poro, que es un orificio situado en los lomos de las crestas papilares.

Una vez que el sudor sale al exterior, se derrama por todas las crestas y se mezcla con la grasa natural de la piel, dando lugar a que cuando se toque o manipule un objeto apto para la retención de huellas, éstas se queden impresas en el mismo.

Impresión dactilar:

Volver al inicio

La impresión dactilar es la reproducción hecha a propósito sobre cartulina o papel del dactilograma natural (dibujo papilar), impregnado en tinta, generalmente tipográfica.

Puntos característicos:

Volver al inicio

Se designan así a las particularidades papilares que, en detalle, ofrecen las crestas en su curso por el dactilograma natural y su impresión. Es decir son las convergencias, desviaciones, empalmes interrupciones fragmentos etc. de las crestas y sus surcos.(Islote, Bifurcación, Punto, Cortada, Horquilla, Empalme, Encierro). Todas las soluciones biométricas que utilizan la huella dactilar, se basan en la comparación de los puntos característicos de la huella para determinar si la huella analizada coincide con el patrón almacenado. Por lo consiguiente, no hay que temer a que los sistemas biométricos puedan capturar y almacenar la imagen de la huella al completo, puesto que lo que hacen es almacenar el código resultante de la comparación de los puntos característicos de la huella más significativos, mediante un algoritmo de cálculo encriptado. Éste algoritmo, es como la fórmula de la Coca-cola para todos los fabricantes de lectores de huella dactilar y es propiedad del fabricante del lector de huella.

Información sobre el cambio de horario

Volver al inicio

Horario de verano e invierno
El horario de verano es el horario que obedece a la convención por la cual se adelantan los relojes con objeto de aprovechar más la luz diurna, mientras que ésta se reduce por las mañanas. Normalmente los relojes se adelantan una hora a principios de la primavera y se atrasan de nuevo en otoño (horario de invierno).

     Regiones que adoptan el horario de verano.

     Regiones que han adoptado el Horario de Verano en alguna ocasión pero no lo hacen actualmente.

     Regiones que nunca han adoptado el Horario de Verano.


Cambio de hora en España
El cambio de hora en España se realiza el último domingo de Octubre para el horario de invierno y el último domingo de Marzo para el horario de verano.

Horario de invierno: Se atrasa una hora, de las 3 a las 2.

Horario de verano: Se adelanta una hora, de las 2 a las 3.

Historia

El horario de verano moderno fue propuesto por primera vez por Benjamin Franklin y posteriormente, en 1907, por William Willett. Se empleó ampliamente por primera vez en 1916, durante la Primera Guerra Mundial, para ahorrar carbón. A pesar de las controversias, muchos países lo vienen empleando desde entonces. Los detalles difieren dependiendo del país y sufren modificaciones de vez en cuando.

Algunas civilizaciones antiguas, como la egipcia y la romana, ajustaban los horarios al sol con mayor flexibilidad de lo que lo hace el horario de verano, normalmente dividiendo el tiempo de luz en doce horas de igual duración, por lo que las horas de luz eran más largas durante el verano. Por ejemplo, las clepsidras romanas tenían diferentes escalas para los distintos meses del año: en la latitud de Roma, la tercera hora tras el amanecer, la hora tertia, empezaba (usando el horario moderno) a las 09:02 y duraba 44 minutos en el solsticio de invierno, pero en el de verano empezaba a las 06:58 y duraba 75 minutos. Si bien Hiparco de Nicea inventó, en el siglo II a. C., el sistema de 24 horas de igual duración, más útil para realizar cálculos, no fue sino hasta que en el siglo XIV se inventó el reloj mecánico cuando pudo adoptarse un sistema de horas fijas.

Durante su servicio como enviado extranjero en Francia, Benjamin Franklin publicó anónimamente una carta en 1784 en la que declaraba que los parisinos ahorraban velas levantándose más temprano, empleando así más luz solar. Se publicó por primera vez en la sección "Économie" del diario Journal de Paris. La versión revisada en inglés recibe el nombre de «An Economical Project», título que no le puso Franklin. La moderada sátira de Franklin proponía imponer un impuesto a las contraventanas, racionar las velas y despertar a los ciudadanos tañendo las campanas de las iglesias y disparando cañones al amanecer, de acuerdo con su proverbio: «Early to bed and early to rise / Makes a man healthy, wealthy, and wise.» ("Temprano a la cama y temprano al despertarse / vuelve al hombre saludable, rico y sabio.") Franklin no propuso cambiar el horario.Como la antigua Roma, la Europa del siglo XVIII no disponía de horarios precisos. Sin embargo, esto cambió pronto, pues el ferrocarril y las redes de comunicación hicieron necesaria la estandarización del tiempo de una forma que no se conocía en tiempos de Franklin.

En 1905 el constructor inglés William Willett concibió el horario de verano durante un paseo a caballo previo al desayuno, cuando se sorprendió al pensar cuántos londinenses dormían durante la mejor parte de un día de verano. Muy aficionado al golf, le disgustaba acortar su recorrido en el crepúsculo. Dos años más tarde publicó su propuesta, pero su idea no se aplicó inmediatamente. Alemania, sus aliados, y sus zonas ocupadas fueron los primeros países europeos en emplear el horario de verano, que se aplicó por primera vez el 30 de abril de 1916. Reino Unido, la mayor parte del resto de los estados en guerra, y muchos países neutrales europeos les siguieron. Rusia y y otros pocos países esperaron al año siguiente, y los Estados Unidos no lo emplearon hasta 1918. Desde entonces se han producido muchas propuestas, ajustes y revocaciones.

Uso de la energía

Al retrasar el horario nominal al amanecer y en el crepúsculo, se incrementa el empleo de luz artificial por la mañana y se reduce por la tarde. Como la sátira de Franklin apuntó, se ahorra energía si el ahorro vespertino supera al incremento matutino, lo que puede ocurrir si la gente necesita más luz por la tarde que por la mañana. Sin embargo, no se han encontrado evidencias estadísticas significativas para apoyar esta hipótesis. El Departamento de Transporte de los Estados Unidos concluyó en 1975 que el horario de verano puede reducir el uso de la electricidad en un 1 por ciento durante marzo y abril, pero el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología revisó el estudio del Departamento de Transporte en 1976 y no halló indicios que apuntaran a un ahorro de energía significativo. En 2000, cuando algunas partes de Australia empezaron a usar el horario de verano a finales del invierno, el consumo de electricidad no decreció, pero tanto el pico de consumo de energía de la mañana como los precios se incrementaron. En los Estados Unidos no hay evidencias claras de que se ahorrase electricidad a causa de la extensión del horario de verano que se introdujo en 2007, y aunque una empresa de servicio público comunicó un decremento en marzo de 2007, otras cinco no lo hicieron. El empleo del horario de verano puede incrementar el consumo de gasolina: en los Estados Unidos, la demanda de gasolina creció un 1 por ciento en marzo del 2007. Cuanto más cerca del Ecuador esté un país, menos justificado está el cambio de horario, puesto que la duración de los días es más semejante en invierno y en verano. Por supuesto, hay países divididos: un horario para cada zona.

Traslado del gasto energético

Un horario de invierno (fuera del periodo vacacional) en el cual hubiera muchas horas sin luz solar por la mañana trasladaría el gasto energético (y por tanto coste económico) a la industria y los demás sectores laborales, que es donde se encuentra gran parte la población por la mañana. Aun así, hay que tener en cuenta que el mundo empresarial a veces usa la iluminación permanente y con independencia de la luz exterior.

En cambio, un horario de invierno en el cual el peso de las horas sin luz solar se apoya básicamente en la tarde, es decir, cuando la mayoría de la población sale del trabajo, traslada el gasto energético a la población.

La diversidad en su aplicación

Las zonas horarias a menudo están al oeste de sus límites ideales, lo que incrementa el efecto del horario de verano.

En el caso típico en primavera, se adelanta una hora a las 02:00 y el día tiene 23 horas, mientras que en otoño se atrasa una hora y se pasa de las 03:00 a la 02:00, repitiendo esa hora, así que ese día tiene 25 horas. Un reloj digital no muestra las 02:00 en el cambio de primavera, sino que pasa de 01:59:59 a las 03:00:00.

Los cambios de hora se programan normalmente en una noche de fin de semana para atenuar los desbarajustes. Los cambios de una hora son lo más habitual, pero la isla de Lord Howe de Australia emplea cambios de media hora. En el pasado se han empleado cambios de veinte minutos y de dos horas.

Las estrategias de coordinación difieren cuando zonas horarias adyacentes cambian de hora. La Unión Europea cambia de hora a la vez, a la 01:00 UTC; por ejemplo, la hora de Europa Oriental siempre está una hora adelantada respecto a la hora central europea. La mayor parte de Norteamérica cambia de hora a las 02:00, así que las zonas adyacentes no realizan el cambio simultáneamente. Por ejemplo, la Mountain Time Zone puede tener momentáneamente cero o dos horas de adelanto sobre la Pacific Time Zone. Los distritos de Australia van más lejos y no siempre se ponen de acuerdo con las fechas de inicio y final del horario de verano; por ejemplo, en 2006 Tasmania adelantó sus relojes el 1 de octubre, Australia Occidental el 3 de diciembre y el resto de zonas con horario de verano el 29 de octubre.

Las fechas de inicio y final pueden diferir con la localización y el año. Desde 1996, el horario de verano europeo se ha venido aplicando desde el último domingo de marzo al último de octubre; antes las reglas no eran uniformes en todos los estados de la unión. A partir de 2007 la mayoría de los estados de Estados Unidos y provincias y territorios de Canadá aplicaron el horario de verano del segundo domingo de marzo al primero de noviembre. El cambio de 2007 fue parte de la Ley de Políticas Energéticas (la Energy Policy Act; previamente, de 1987 a 2006, las fechas de inicio y final eran el primer domingo de abril y el último de octubre, y el Congreso podrá volver a las fechas anteriores una vez que se haya completado un estudio sobre el consumo energético.

Las fechas de inicio y final se invierten en el hemisferio sur. Por ejemplo, en Chile se aplica el horario de verano desde el segundo domingo de octubre hasta el segundo sábado de marzo, con transiciones a las 24:00. La diferencia de tiempo entre el Reino Unido y Chile puede ser, por tanto, de tres, de cuatro o de cinco horas, dependiendo de la época del año.

China occidental, Islandia y otras zonas están al oeste de su zona horaria ideal, así que es como si tuvieran horario de verano todo el año. Por ejemplo, Saskatoon, Saskatchewan, está a 106°39′ O de longitud, ligeramente al oeste del centro de la Zona Horaria de Montaña (Mountain Time Zone) ideal (105°O), pero Saskatchewan tiene el Tiempo Central Estándar (90°O) todo el año, así que siempre está unos 67 minutos adelantada respecto al tiempo solar. El Reino Unido e Irlanda pusieron a prueba el horario de verano durante el año completo desde 1968 hasta 1971, pero lo abandonaron a causa de su impopularidad, especialmente en las regiones del norte.

El oeste de Francia, España y otras zonas tienen la zona horaria cambiada y además aplican el horario de verano, así que el efecto es el de tener horario de verano en invierno y una hora extra en verano. En Galicia la diferencia es incluso mayor, de dos horas en invierno y tres en verano. Lo mismo sucede en otras zonas, como por ejemplo Nome, Alaska, está a 165°24′O de longitud, lo que está al oeste del centro de la zona de Tiempo Central Samoano (165°O), pero tiene el horario de Alaska (135°O) con horario de verano DST, así que está ligeramente más de dos horas adelantado en invierno y tres en verano.

El horario de verano normalmente no se usa cerca del Ecuador, pues los tiempos de amanecer y anochecer no varían lo suficiente como para justificarlo. Algunos países lo emplean sólo en algunas regiones; por ejemplo, el sur de Brasil lo emplea, mientras que el Brasil ecuatorial no. Sólo una minoría de la población mundial emplea el horario de verano, pues Asia y África en general no lo hacen.

Ahorro potencial de energía según el IDAE

Según estimaciones del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), Entidad Pública Empresarial del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, el potencial de ahorro en iluminación en nuestro país, por el cambio de hora, durante los meses en los meses en los que éste ha tenido efecto, puede llegar a representar un 5% del consumo eléctrico en iluminación, equivalente a unos 300 millones de euros. De esa cantidad, 90 millones correspondería al potencial de los hogares españoles, lo que supone un ahorro de 6 € por hogar; mientras que los otros 210 millones de euros restantes se ahorrarían en los edificios del terciario y en la industria.

Las cifras anteriores son potenciales; es decir, para alcanzarlas es necesario llevar a cabo un comportamiento racional en el hogar a la hora de prescindir de la iluminación artificial cuando no es necesaria, así como la utilización de tecnologías de ahorro en iluminación por aprovechamiento de la luz natural, en edificios del terciario y en industrias. Estas tecnologías ampliamente experimentadas consisten en fotocélulas o sensores de luz que apagan o regulan la iluminación artificial en función de la luz natural aportada a la zona, a través de ventanas o lucernarios.

Cabe destacar, en este sentido, que el Código Técnico de la Edificación hace ya obligatoria la instalación de estos sistemas en los edificios de nueva construcción y que el Plan de Acción de la Estrategia de Ahorro y Eficiencia Energética, aprobado por el Gobierno, posibilita ayudas para reformar la iluminación en los edificios del sector terciario.

Pero, además, independientemente del cambio de hora, el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio y el IDAE recomiendan a los ciudadanos contribuir al ahorro de energía durante todo el año haciendo un uso inteligente de de la energía en el hogar, en lo que se refiere tanto a la iluminación, como al aire acondicionado, la calefacción, la compra de electrodomésticos eficientes, utilización del coche, etc.